Apariencia

18 de enero
Martes II

I Sm 16, 1-13 No te fijes en su apariencia

Porque tú, Señor, lo que miras no es lo que miramos; tú miras directamente el corazón de cada uno de nosotros, porque nos sondeas y nos conoces. Y tú mirar no está en lo externo sino en lo interno, porque es allí donde está lo esencial del ser creaturas tuyas.