Encarnado

30 de julio
Viernes XVII

Mt 13, 54-58 ¿no es el hijo del carpintero?

Ahí, en lo más cotidiano, en la sencillez del diario devenir, te estás manifestando, y nos está ofreciendo la posibilidad de salvación. Y tantas veces pasas desapercibido, por nuestra incapacidad de comprenderte salvador y liberador en medio de nuestra vida.

ENTRE NOS ENTRE NOUS

Lleno de alegría

28 de julio
Miércoles XVII

Mt 13, 44-46 se parece a un tesoro escondido en el campo

Cuando menos lo esperaba te encontré. Tesoro mío. En mi vasija de barro estás, pero no me canso de alegrarme por que te he encontrado, lleno de alegría, en plenitud y libertad, sigo queriendo vender todo lo que tengo, desposeerme para ser poseído por ti. Concédeme esta gracia.

Joaquín y Ana

26 de julio
Santos Joaquín y Ana

Ecl 444, 1.10-15 Hagamos el elogio de nuestros padres

Ya abuelos. Son personas de bien, sus méritos no quedan en el olvido, sino que han dado lugar a nuestro ser. Vida que les debo. Festejemos su fecundidad, su rica herencia. Su gloria no se borrará. Gracias, Señor, por todos los ancianos que siguen manteniendo viva la llama de tu amor.

Apóstol Santiago

25 de julio
Santiago Apóstol

II Cor 4, 7-15 Llevamos este tesoro en vasijas de barro

Así te llevo en mi ser, Señor, tesoro mío. Vasija fragilísima, de barro burdo. En tus manos fina porcelana. En mi debilidad tu me haces fuerte, y me llamas a evangelizar en tu nombre. Tú me sostienes, tú me envías, tú me rodeas de tu misericordia y tu ternura. Tú me haces libre. Mantenme siempre en ti.

Juntos

24 de julio
Sábado XVI

Mt 13, 24-30 Dejadlos crecer juntos

Al trigo y a la cizaña. Tan imbricados en la propia vida. En el momento de la siega toma tú mi trigo y quema mi cizaña, esa que me impide florecer solo para ti.

TUGVDOHTI07-07-26_27 001

En mi

23 de julio
Santa Brígida

Gal 2, 19-20 Es Cristo quien vive en mi

Hoy santa Brígida, patrona de Europa, es Cristo quien vive en mí, bendigo al Señor en todo momento, contempladlo y quedaréis radiantes, los que buscan al Señor no carecen de nada, el que permanece en mi y yo en él ese da fruto abundante. Así, tu Palabra, me habla de esta santa, de todos los que viven unidos a ti, alter Christus.