Fe del corazón

30 de noviembre
San Andrés

Rm 10, 9-18 Por la fe del corazón

Ahí estás tú, en el corazón. Haciendo vida en mí. Aumentando mi fe vitalmente, dándome todo lo que necesito para vivir viviéndote. Fe que se hace vida, fe encarnada, fe regalada. Por ti. Por la fe del corazón llegamos a la justificación…don tuyo. Dame esa de corazón, para poder dar testimonio de ti.

Utopia creadora

29 de noviembre
Martes I de adviento

Is 11, 1-10 El niño de pecho retoza junto al escondrijo de la serpiente

Es la utopía creadora, la imagen del paraíso ya en esta tierra, tú Señor, en medio de nosotros, armonía de la creación, paz natural. Ya no es la tierra que devastamos, que contaminamos, que herimos. Ya no es la tierra sin tierra, ya no hay violencia ni ira, ya no hay nada de nada que cree división y dolor. Todo ha salido de tu mano, y es bueno.

Tu gloria

28 de noviembre
Lunes I de adviento

Is 4, 2-6 La gloria será sombra en la canícula, refugio y abrigo

Tu gloria, que viene a habitar entre nosotros. Tú le dices ve, y viene para iluminar a los que vivimos en tinieblas y en sombras de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz. Tu gloria que me envuelve y ampara, me protege y fortalece. Tu gloria, Señor, que viene a mi, para incorporarme al latido de tu amor por la humanidad. Por los más desfavorecidos. Por la carne pobre donde tu gloria se hace hombre.

Adviento

27 de noviembre
I domingo de adviento

Is 2, 1-5 Caminemos a la luz del Señor

Es el deseo que me mueve hacia ti, en este adviento. Caminar hacia tu luz. Revestirme de tu luz. Salir de mis oscuridades. Me sacas tú de ellas. Me conduces hasta tu monte santo, hasta tu morada. Cueva de luz esmerilada. Peña preñada con la claridad de tu verdad. Resplandece en este tiempo de espera. ¡Ven, Señor Jesús!

su rostro

26 de noviembre
Sábado XXXIV

Ap 22, 1-7 Y verán su rostro, y su nombre estará sobre su frente

Porque al contemplarte como tú eres, Dios nuestro, seremos para siempre semejantes a ti y cantaremos eternamente tus alabanzas….Y no habrá más noche, y no tendremos más necesidad de luz de lámpara ni de sol, porque tú nos iluminarás, y tu reino entrará por todos los poros de nuestro ser, y de la historia. Y ahí estamos, porque somos tuyos…no nos escondas tu rostro.

alzad la cabeza

24 de noviembre
Jueves XXXIV

Lc 21, 20-28 Levantaos, alzad la cabeza, se acerca vuestra liberación

Ayúdame, Señor, a salir de mis postraciones, de mis abatimientos, de todos los laberintos de la mente que me impiden alzarme para servirte en los más necesitados, en aquellos que muestran la fuerza de tu liberación. Levántame, Señor, incorpórame para servirte. Y así entraré en la liberación con que me liberas.

grandes y maravillosas

23 de noviembre
Miércoles XXXIV

Ap 15, 1-4 Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios omnipotente

Grande y maravilloso eres tú, y por eso tus obras manifiestan tu grandeza…la grandeza de tu maravilla. Justos y verdaderos tus caminos, oh rey de los siglos. Me acerco a ti desde mi pequeñez, desde el asombro y la admiración de contemplar tu belleza. Llegas y voy hacia ti.

no tengáis pánico

22 de noviembre
Martes XXXIV

Lc 21, 5-11 Cuando oigáis noticias de guerras y revoluciones, no tengáis pánico

Y son las noticias que recibimos continuamente, guerras y revoluciones, desastres naturales, el mundo que hemos generado que parece haber entrado en la locura colectiva. Fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo. Cada día. Qué más esperamos para volvernos definitivamente a ti, atender los gemidos de los que sufren, escuchar la agonía de tu creación. ¿Qué tenemos que hacer para convertirnos y creer en el evangelio?

goza

21 de noviembre
Presentación de María en el templo

Zac 2, 14-17 Alegra y goza, porque voy a habitar en medio de ti

Habitas. Estás con nosotros. Conmigo. En medio de los acontecimientos de cada día, en la realidad más real, cuando las cosas parecen desestabilizarse…una caída, una rotura, una incógnita…tu palabra, es clara, alégrate y goza, goza con el gozo que te da la seguridad de que habito en medio de ti. Ahí estoy. Para darte la fortaleza que necesitas.