Esperanza

17 de enero
Martes III

Hb 6, 10-20 Que se cumpla vuestra esperanza

Así sea. La esperanza de saber que la vida verdadera, la vida eterna, está en ti. La esperanza de saber que la muerte no tiene la última palabra. La esperanza de poner en ti la verdadera esperanza, y no las esperancillas, ilusiones, y engañabobos que tantas veces confundimos con la esperanza a la que tú nos llamas. Lo de menos es que vayamos a morir, lo de más es que la muerte está muerta. En la fuerza de tu resurrección.

Odres nuevos

16 de enero
Lunes III

Mc 2, 18-22 A vino nuevo, odres nuevos

A vino nuevo odres nuevos. Y seguimos, Señor, en nuestra vida religiosa, sin saber cuáles son los odres nuevos donde poner el vino nuevo con el que nos regalas cada día. Con la mejor de nuestra voluntad, con nuestra fragilidad, con nuestra pobreza…y también con nuestro miedo y temor, con nuestras incoherencias….y seguimos con los odres viejos, que son odres, pero nos viejos, y no cumplen tu mandato evangélico, Y tú nos sigues mirando con misericordia.

Gracia y paz

15 de enero
III domingo

I Co 1, 1-3 A vosotros, gracia y paz

Saludo tan sencillo, y tan lleno de tu plenitud. El deseo de que todos, sin excepciones, recibamos tu gracia y tu paz. Tu don que se hace posesión en nuestra vida y nos llena de tu presencia vivificante, de esa presencia que disipa las tinieblas y las oscuridades de nuestro ser separados de ti. Gracia y paz. Gracia.

Eficaz

14 de enero
Sábado I

Hb 4, 12-16 La Palabra de Dios es viva y eficaz

Llegas cada día. A encarnarte en nuestra vida. Vivo y eficaz. En tu maravilla. Desde el seno de María. Espada de doble filo que penetras hasta lo más profundo de mis entrañas. Gracias.

igual

13 de enero
Viernes I semana


Mc 2, 1-12 Nunca hemos visto una cosa igual

Ahora te han visto mis ojos. Aho aciago rendido, en el baño de tu gracia.

Corazón duro

12 de enero
Jueves I semana

Hb 3, 7-14 No endurezcáis vuestro corazón

Cambia mi corazón de piedra por un corazón de carne….que no me cierre a la carne de la persona que está sola o desamparada, que se siente explotada o deprimida.

Se acercó

11 de enero
Miércoles I semana

Mc 1, 29-39 El se acercó, la cogió de la mano y la levantó

Al inicio de su evangelio Marcos nos narra un día tuyo. Te cercas al que está postrado por la enfermedad, o por tantas otras postraciones. Coges de la mano, contactas físicamente, transmites en un gesto tu acogida, el calor de tu ser, la verdad de tu bondad. Y levantas al que está postrado. Le restauras en su ser. Ayúdame, Señor, a vivir como tú cada día.

Admirable

10 de enero
Martes I semana

Salmo 8 ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!

¡Hosanna! Bendito el que viene en nombre del Señor. Tu nombre Señor llena el universo, el grande y el pequeño, el universo sencillo de mi día a día, la historia de la humanidad, el cosmos entero, lo abarcable y lo inabarcable…en el silencio del misterio te presentas, y en la visibilidad te manifiestas. Cantemos Hosanna cada día, para proclamar tu santidad al final de nuestra vida con un canto de alabanza.

Hablaste

9 de enero
Lunes I semana

Hb 1,1-6 Nos ha hablado por el hijo

Y así, cada día del tiempo ordinario, me susurras palabras de amor con tu Palabra, me muestras las maravillas de tu misericordia en la historia de salvación, me colmas de gracia y de ternura, pones poesía de liberación en mi vida….en fin, que tu Palabra llega cada día y en ella recibo el reflejo de la gloria y la impronta de tu ser Señor, creador y dador de vida.

bautismo

8 de enero
El bautismo de Jesús

Is 42 1-4.6-7 Te agarré de la mano

Y así me siento. En tu mano. Donde me ponga cada día. Agarrado por ti. Entretejidos tus dedos con los míos. Tus dedos alados. De hijo amado y bendecido. Caminas conmigo, que quiero caminar contigo, a zaga de tu huella, en la estela de tu luz. Incorporado a ti en el bautismo. Cuerpo tuyo renacido.