Dios desconocido

8 de mayo
Miércoles VI de pascua

Hch 17, 15.22-18,1 Al Dios desconocido

En nuestra sociedad, en nuestro mundo tan secularizado, abierto a la espiritualidad, por cualquier camino, que busca al dios desconocido que te consistencia a la vida, y la llene de sentido, que te busca sin saberlo, Señor, me gustaría poder llegar con el anuncio del apóstol: eso que veneráis sin conocerlo os lo anuncio yo: “El Dios que hizo el mundo y cuanto contiene”. Haznos evangelizadores, que con nuestra vida anunciemos el evangelio de la alegría, buena noticia en nuestro mundo.

Presos

7 de mayo
Martes VI de pascua

Hch 16, 22-34 Los metió en la mazmorra y les sujetó los pies en el cepo

Hoy tu Palabra pone delante de nuestros ojos a los encarcelados. Tantos hombres, tantas mujeres, en prisión. La vida les ha azotado con sus varas, los a molido a palos…están bien vigilados bien por un carcelero. Como en tiempo de los apóstoles. En la cárcel hay una apertura a tu presencia. “¿Señores, que tengo que hacer para salvarme?” Y también se anuncia tu salvación: “Cree en el Señor Jesús y te salvarás”

Abierto

6 de mayo
Lunes VI de pascua

Hch 16, 11-15 El Señor le abrió el corazón

Abre el corazón que te ofrezco, Señor. Un corazón quebrantado y humillado tú no lo desprecias. Pongo mi corazón en tus manos, en ellas mis deseos, mis pulsiones, mis pasiones, el flujo de mi vida. Abre mi corazón a tu presencia, a tu corazón abierto, a tu amor incondicional, a la vida en plenitud. Abre mi corazón y con tu amor dame vida.

Amor

5 de mayo
Domingo V de pascua

I Jn 4, 7-10 Todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios

Porque tú eres amor. Si todo el que ama ha nacido de ti, y te conoce, ¿Cómo decimos que hay amores que tú no puedes bendecir? Comprendo que nuestras estructuras mentales, ideológicas, prácticas, no alcanzan a comprender la magnitud de tu amor. Pero, ¿encorsetarlo?

Aclama

4 de mayo
Sábado V de pascua

Salmo 99 Aclama al señor tierra entera

Aclama al Señor tierra entera…y toda la tierra, toda la creación, manifiesta la grandeza de tu amor, tu ver bueno, tu ser bello, tu ser uno, tu ser verdadero. Viendo la creación sabemos que tú hiciste todo, y que somos tuyos. Que tu misericordia y tu fidelidad llegan por todas las edades.

Camino, verdad y vida

3 de mayo
Viernes V de pascua

Jn 14, 6-14 Yo soy el camino, la verdad y la vida

No me canso de repetirlo, tú eres el camino, y la verdad, y la vida. Tú eres mi camino, y mi verdad y mi vida. Tú eres mi amor. Haz que lo que digo sea una realidad en mi vida, y que nutra mi realidad.

Sin distinciones

2 de mayo
Jueves V de pascua

Hechos 15, 7-21 Dios no hizo distinción entre ellos y nosotros

Sin distinciones, dentro de la diversidad. Todos somos uno, y todos somos diversos. Todos somos hijos e hijas de Dios, creados a su imagen y semejanza. Todos somos únicos en nuestro ser individual. Todos hijos e hijas amadas por ti. En tus manos estamos, Señor. Ayúdanos a no hacer ninguna separación que discrimine, haz que acojamos a todos sin reservas.

Vida oculta

1 de mayo
Miércoles V de Pascua

Mt 13, 54-58 ¿no es el hijo del carpintero?

Me hace bien contemplar tu vida oculta, tu infancia en un pueblo pequeño de un país pequeño y perdido del medio oriente, tu adolescencia, tu juventud, tu ser adulto hasta los treinta años en que inicias la predicación del Reino. Sin romanticismos tu ser hijo del carpintero, tu trabajo diario, tu vida normal, entre tantas vidas normales, santifica tantas vidas. Hoy, con una atención especial al mundo del trabajo. Primero de mayo.

Paz

30 de abril
Martes V de pascua

Jn 14, 27-31 Mi paz os dejo, mi paz os doy. No como la da el mundo

Recibo tu paz, que es tu don, para darla. Recibo tu paz, que es paz verdadera, que es perdón, que es mano tendida, que es aceptación, que es puente, que es pilar, que es la paz que el mundo no sabe dar. Recibo tu paz que es reconocimiento de la diferencia y de la dignidad del adversario. Te doy tu paz, llena de vida, la paz que es verdadero don.

Agobiados

29 de abril
Santa catalina de siena

Mt 11, 25-30 Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, que yo os aliviaré

Pongo junto a ti, Señor, a todas las personas que están cansadas de sufrir, a todas las víctimas de la guerra, de la injusticia, de la discriminación, de abuso, a todos los que están cansados de vivir por su enfermedad mental, o por los dolores que su situación vital les provoca. Se tú Señor, alivio en su agobio, anchura en su aprieto.