Al corazón

8 de julio

Lunes XIV

Os 2, 16-18 Yo la persuado. La llevo al desierto, la hablaré al corazón

Y escuchando tu voz, tan adentro, me desposaste contigo en misericordia y ternura, en fidelidad. Gracias por el don de la vocación, de tu llamada, por todo lo que he recibido de ti. Gracias porque me sigues llamando cada día, y aunque a trancas y barrancas te respondo, tú estás siempre conmigo.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *