Fe (IV)

3 de julio
Santo Tomás

Jn 20, 24-29 Y no seas incrédulo, sino creyente

Es curioso como esta semana me haces fijarme en la fe, en la falta de fe, en la fe que se tambalea, en la fe que escasea, en la fe que se queda solo en la boca y no se concreta en obras, en la fe que busca asideros… Es la fe de Tomás, que fue uno de tus apóstoles, que se convierte en icono de nuestra propia fe. Tan débil como auténtica. En su debilidad.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.