El siervo

6 de julio
Sábado XIII

Mt 12, 14-21 nadie escuchará su voz por las calles

Tú, el siervo, el elegido, el amado, que no porfías, que no gritas, que no romperás la caña cascada ni apagarás el pábilo vacilante. Ante tanto abuso de poder, de autoridad, ante tanta manipulación, tú el siervo sufriente. Y es a ti, manso y humilde de corazón, al que sigo. Dame tu amor y gracia, que ellas me bastan.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *