Ayuno

23 de enero
Lunes IV

Mc 2, 18-22 ¿Acaso pueden ayunar los amigos del esposo mientras está con ellos?

Amigo tuyo, esposo mío. Yo te doy mi amistad, tú me entregas todo tu ser, sin reservas, y das la vida por mí. Con lazos de amor me atraes, mientras me resisto a darte mi todo. Tú me llamas a la unión contigo. Me gusta ser seducido por ti…y no acabo de entregarme ya de vero.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *