INRI

2 de abril
Viernes santo

Jn 18, 1-19, 42 Tú lo dices, soy rey

Y en ti, señor, toda la humanidad. Somos pasión y muerte. Somos sufrimiento y dolor. Somos en ti reyes, y esa dignidad, fruto de tu amor, nada ni nadie nos la puede arrebatar. La muerte no tiene dominio y sin embargo presente está. Y tú mueres por amor.

mi vida

30 de marzo
Martes santo

Jn 13, 21-33.36-38 Daré mi vida por ti

Como Pedro. Soy como Pedro, todo deseo, toda vehemencia, toda generosidad, todo ilusión. Daré mi vida por ti. Te lo he dicho a lo largo de los años tantas veces, tantas veces, tantas veces, que sólo tú puedes mirarme con benevolencia para decirte, desde tu paciencia infinita, desde tu amor misericordioso, que no cantará el gallo antes de que te haya negado tres veces.

El perfume

29 de marzo
Lunes Santo

Jn 12, 1-11 Y la casa se llenó de la fragancia del perfume

Rompo mi alabastro para ti, Señor, y mi vida se derrama a tus pies. La fragancia de tu aroma, óleo santo con el que me ungiste en el bautismo, en la confirmación, en el orden sacerdotal, se extiende para ti desde mi vida, entregada, vertida, desde tu amor y para tu amor. Tuyo soy.

Hosanna

28 de marzo
Domingo de Ramos de la Pasión del Señor

Mc 11, 1-10 Bendito el que viene en el nombre del Señor

Vienes, Dios con nosotros. Bendito seas. Ayúdanos a vivir esta semana santa unidos a ti, participando de los misterios de tu muerte y de tu resurrección.

Morada

27 de marzo
Sábado V de cuaresma

Ez 37, 21-28 Tendré mi morada junto a ellos, y ellos serán mi pueblo

Ya has puesto tu morada en medio de nuestra tierra, en mi propia carne. Me habitas. Tuyo soy. ¿Qué más puedo pedirte? Que me rindas, ahora y por siempre, sin más contemplaciones

Celebración

26 de marzo
Viernes V de cuaresma

Salmo Yo te amo, Señor

Te amo porque me amas. Tú eres mi fortaleza, Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador. Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío, mi fuerza salvadora, mi baluarte. Invoco al Señor de mi alabanza en el día que cumplo sesenta años. Tú mi vida. Tú mi amor.

Rezad por mí.

Anunciación

25 de marzo
Anunciación de Nuestro Señor

Lc 1, 26-38 El señor está conmigo

Tú estás conmigo. Y me alegro, y me siento lleno de gracia Y cada vez que irrumpes así, en mi vida, de formas imprevista, que dejas turbado, preguntándome el por qué de esta inesperada visita. No temo nunca porque se que, aunque no viva conforme a tanta gracia recibida, he hallado gracia ante ti. Sigo preguntándome, tantos años después, ¿cómo es posible tanto bien recibido? Y solo se contestarte, una vez mas, he aquí el esclavo del Señor, háase en mí según tu Palabra.

Liberados

24 de marzo
Miércoles V de cuaresma

Dn 3, 14-20.91-92.95 Si nuestro Dios puede liberarnos del horno encendido, nos librará

Y bien se que nos liberas. Y eso, en medio de las llamas que me consumen alejado de ti, me da la serenidad de haber puesto en ti mi esperanza, Señor, mi redentor, el santo de Israel.