De vivos

20 de noviembre
Sábado XXXIII

Lc 20, 27-40 No es Dios de muertos, sino de vivos

Para eso has venido y te has hecho carne, para que tengamos vida y vida abundante. Así nos bendices cada día, alientas nuestra existencia, nos mantienes en tu presencia, a tu servicio. Eres un Dios que quieres la vida, no la muerte; la salvación, no la condenación; un Dios que en el aprieto nos das anchura; ayúdame a actuar como tú. Danto vida, vivificando, ofreciendo espacios de sanación, de salvación, en el nombre de tu misericordia.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *